viernes, 22 de marzo de 2013

A pedido del público...

VUELVE...

MODELOS DE MADRE
PARA RECORTAR Y ARMAR

ÚNICA FUNCIÓN: 
SÁBADO 30 DE MARZO
21.30 HS
EN: EL JARDÍN DE LOS ÁNGELES 
(CORRIENTES 1680. 1` PISO. CABA)

jueves, 31 de enero de 2013

"Hay una razón poderosa que puede empujarnos a iniciar la tarea de restaurar el amor hacia nuestros padres: sólo logramos amarnos a nosotros mismos cuando los amamos y honramos a ellos. En lo más profundo de cada uno, por muy graves que fueran las heridas, los hijos siguen siendo leales a sus padres e inevitablemente los toman como modelos y los interiorizan dentro de sí. De algún modo, conectan con una fuerza que los hace ser como ellos. Por eso, cuando son capaces de amarlos, honrarlos, dignificarlos y respetarlos, pueden hacer lo mismo con ellos mismos y ser libres. Es muy sencillo: nos encadena lo que rechazamos y sólo lo que amamos nos hace libres."
Joan Garriga Bacardí

sábado, 24 de marzo de 2012

Nota del diario "La mañana" de Nequén.

Noticias

08-02-201201:30| Espectaculos |   

Con el sello de Hugo Saccoccia

Juan Ignacio Jafella presentará el sábado, a las 22, en El Arrimadero su versión de “Modelos de madre para recortar y armar”, obra escrita por el fallecido dramaturgo.

Dirigida por el mendocino Guillermo Troncoso, la puesta fue vista y "aprobada" por el propio Saccoccia durante una función en 2008.

Neuquén > Hay un frase común que versa “Madre hay una sola”. Esa sentencia es la que se encarga de desbaratar Juan Ignacio Jafella en “Modelos de madre para recortar y armar”. Mostrando seis estereotipos de madres más que reconocibles, el joven mendocino se pone al frente de un texto escrito en 1982 por el querido y reconocido dramaturgo Hugo Saccoccia, gran impulsor del teatro desde el interior del país y fallecido el año pasado. Dirigido por Guillermo Troncoso el actor llegará por primera vez a un escenario local para presentar este unipersonal que consiguió la aprobación del propio autor. Su actuación será el próximo sábado a las 22 en el Arrimadero (Misiones 234).

De otro siglo

Con la dosis exacta de humor y algunos toques de dramatismo -que surgen en el momento mismo en que la situación consigue aberrantes puntos de coincidencia con la realidad-, la puesta habla sobre la difícil relación madre-hijo.

“Si bien es de los ’80, hay muchas cosas que no pasan de moda. Habla mucho de lo barrial, los vínculos, de lo que pasa dentro de la casa. Uno se siente identificado con muchas de las cosas que suceden”, describió el actor que –a diferencia de la versión original que fue pensada para varios actores- en escena se desdobla en múltiples roles, a partir de la técnica del juglar.

Esta figura teatral, revitalizada en el siglo XX por el actor y escritor  Armando Fo, tiene como ventaja expresiva poder desarrollar un juego en el que el actor pasa de un personaje a otro sin necesidad de cambiar de vestuario o maquillaje, poniendo todo el peso en el trabajo corporal y en los matices vocales.

De esta forma en la puesta se establece un juego entre presentadores y personajes, todos interpretados por Jafella.
Galería

Despojado de escenografía y armado únicamente de su gran versatilidad, el mendocino  traerá a escena seis arquetipos de madre: La primeriza que esta tratando de ver cómo educar al pequeño; la que se niega a ver que su hijo ha crecido; la absorbente y celosa que en una charla con su nuera hace todo por boicotear la relación; y la ama de casa abnegada que de manera “grotezca pinta una realidad muy opresiva” y vive en una suerte de cárcel que ella misma se ha construido.

También esta la madre sobreexigente que no tolera el menor fracaso escolar de su hijo; la negadora que no quiere admitir las travesuras de su hijo y busca justificar cada “maldad” que hace. Y al cierre de toda esta pintorezca galería de arquetipos, la reflexión: “Valorar a la madre mientras esté con nosotros; porque a pesar de sus errores, sobreprotecciones y amor desmedido, será la figura que mayor nos marque en nuestra existencia”, dijo el actor.

Generoso

“Saccoccia vió una función en 2008. Le gustó mucho esta versión y valoró el hecho de estar haciendo textos de un autor del interior en Buenos Aires. Nos escribíamos mails y me decía que estaba muy contento con la versión”, recordó Jafella sobre una presentación que el ex presidente de la Bibliteca Teatral Hueney de Zapala presenció en La Salita, un espacio teatral y cultural ubicado en Capital Federal.

“Era muy generoso con los actores. Fue a ver una función donde había poquitas personas y no se presentó. Cuando lo vi entrar sospeché que era él, porque había visto una foto suya. Y cuando salí del teatro se estaba pidiendo un whisky. ‘¿Querés?’, me ofreció, y ahí le dije: ‘¡Usted es Saccoccia!”. Charlamos un rato, después nos mandamos un par de mails y me ayudó un a difundir lo que estaba haciendo. Escribió un texto y lo mando a un montón de conocidos para que fueran a ver la obra”, comentó el actor que desde 2007, ya lleva más de 50 funciones con “Modelos…”.

lunes, 25 de julio de 2011

¡ Adiós, Hugo !


"¿Y qué esperás hijo? 
Estoy muy contenta, ¿sabés? 
Has elegido tu vida, que importa que te alejes un tiempo...
No te preocupes por nosotros.
NO DEJES QUE SE TE PASE LA VIDA
Estaremos haciendo fuerza por vos.
¡VOLVÉ CUANDO QUIERAS!"

(Fragmento de "Modelos de madre para recortar y armar")

viernes, 10 de abril de 2009

video

Video de la función del 27 de marzo del 2009

jueves, 27 de noviembre de 2008

Crítica de la Revista veintitrés. nº 559. 19/03/09

Un juglar modermo
¡Mamma mia!
Calificación: * * * * (4 estrellas)

por Franco Mizrahi
Detrás de esta pantomima se esconde el drama edípico de la relación madre-hijo. Una parodia que sintetiza los diferentes componentes de la madre universal. Modelos de madre para recortar y armar es un unipersonal en el que se describen seis estilos de madre que, en una lúdica ilusión, se exponen para la venta. Modernas, autoritarias, negadoras, primerizas, serviciales, liberales, a cada modelo maternal corresponde también un modelo de hijo. Cada caracterización está sostenida por un presentador que hace comentarios y reflexiona sobre cada "ejemplar".
Como un juglar moderno, Juan Ignacio Jafella -con base en la mímica, un variopinto juego de voces y un gran manejo del tiempo y del espacio- mantiene al espectador en vilo y le hace olvidar, mejor dicho, lo lleva a imaginar el maquillaje y la escenografía: el actor sale a escena sólo con un traje oscuro, su cuerpo y su voz.
Una obra minimalista y profunda que deja un sabor agridulce en el paladar del espectador. Con diferentes cuotas de humor, Modelos... profundiza una temática en la que nadie puede evitar sentirse, de alguna manera, representado.

martes, 14 de octubre de 2008


Me paro ese domingo en la puerta de entrada del Congreso (por calle Hipólito Irigoyen), en la vereda de enfrente, la puerta de una vieja casona indica que allí funciona La Salita,un espacio teatral y cultural. En media hora más se representará una obra que escribí hace 26 años. Entonces sale el actor con un megáfono y camina la calle voceando la función, intentando a puro pulmón ser escuchado por encima de los enormes equipos de sonido que desde una carpa en la plaza gritaban su versión sobre una de las tantas crisis argentinas.
Y asi fue el espectáculo. Un actor solo con su oficio, su presencia y su voz procurando ser visto en una ciudad donde millones de almas miran otras cosas.
Pero el actor hizo su trabajo como si no hubiera ojos más que para él. Se percibe su disciplina, su entrega, su devoción, y sus jovenes años que auguran cuanto tiene por crecer.
Lo felicité al final. Me presenté claro, compartimos una breve charla, como siempre, soy quien está apurado.
Nada más que eso, pero tanto como eso. La lucha por el sueño de hacerse conocer en la "ciudad de la furia", una Buenos Aires que tiene tantos pretendientes a los que se saca de encima a puros cachetazos.
La llovizna afuera me recordó que además de cachetazos, esta doncella inaccesible te mata con la humedad.

Hugo Saccoccia
Zapala, octubre de 2008.

martes, 1 de julio de 2008

ESPECTÁCULO ITINERANTE




Última función en LA SALITA (HIPÓLITO IRIGOYEN 1862, Bs.As)

Dijeron de ella:

"Una comedia para aplaudir de pie"
Señora que fue el domingo pasado aprovechando las entradas gratis por la semana del teatro.
 
"Esto no es teatro, es exhibicionismo barato. Pero yo también empecé así "
Norman Briski, actor, director y maestro.

"Muy buena, Juan Ignacio es un actor nato"
Cachi Perotti, dueña de La Salita.

sábado, 29 de marzo de 2008

Argumento y ficha técnica

Esta obra es un desafío que tira por el piso el refrán que dice que “Madre hay una sola” y padres a montones. Expondremos una diversa cantidad de modelos con los que seguramente Usted se sentirá identificado. Tendremos modelos MODELOS, modelos PACATOS y modelos “BIAN”. ¡Esperamos que encuentre el que mejor le sienta! Lo envolvemos o se lo lleva puesto. Eso sí... si el modelo que le tocó en suerte le falla no hay derecho a devolución

“Modelos de madre...” es una comedia que habla sobre la difícil relación madre-hijo. Cualquier semejanza con la coincidencia será pura realidad - y en todo caso de su madre, nunca de la mía le debo aclarar -.







LA OBRA

Desde su re-estreno el 1 de septiembre del 2007, “Modelos de madre...” ha sido representada con gran éxito y aceptación del público y la crítica (ver abajo).

El texto, escrito en 1982 por el dramaturgo argentino Hugo Sacoccia, ha sido interpretado por diversos elencos en múltiples puestas escénicas a lo largo de todo el país. La obra recorre una serie de modelos de madres arquetípicos que permiten reencontrarnos con las vivencias personales en el trabajo de crecer y desarrollarnos bajo la sombra que éstas dejaron en nosotros. El humor y la identificación por parte del público son elementos claves, pero más allá del esparcimiento siempre queda la oportunidad de la reflexión. El mensaje, que a lo largo de todas las escenas va palpitando en los textos, es el de valorar a la madre mientras esté con nosotros; porque a pesar de sus errores, sobreprotecciones y amor desmedido, será la figura que mayor nos marque en nuestra existencia.

El trabajo interpretativo del actor está basado en la técnica del juglar: figura primigenia de las formas teatrales, que permite encarar el desafío de desdoblarse en múltiples personajes, como también la posibilidad de incluir (a modo de prólogo en las escenas) reflexiones didácticas, filosóficas y psicológicas en un juego dinámico e interactivo con el público de cada función.

¿Qué es el juglar?

El juglar era el actor de la edad media que se caracterizaba por actuar solo. Lo podía hacer en plazas, en bares, tabernas, en palacios frente a príncipes, hasta incluso para un solo espectador. Lo que tenían de particular los juglares era que no precisaban ni de escenografía, ni de utilería, ni de vestuario, ni de absolutamente nada del aparataje teatral que hoy se utilizan para montar espectáculos. Y algo importante de destacar es que ellos mismos podían interpretar muchos personajes a la vez mediante el cambio en el tono de voz y en la gestualidad corporal y facial.

Su aparición en el siglo XX se vio de la mano del actor y escritor (premio Nobel de Literatura en el año 1997) Dario Fo. Él fue quien rescato al juglar como figura primigenia de las formas teatrales. Abriendo nuestros horizontes de pensamiento y enseñándonos a ver la realidad bajo una luz crítica, Dario Fo nos habla de nosotros mismos en clave de humor, despojándonos de prejuicios y falsas apariencias.



Crítica de Silvia Lauriente

para el número nº 3 de la revista
“Don Marlon, Escenarios y otros placeres”


“PANTOMIMA PARA MAMÁ”


Ha vuelto Troncoso. Ésta vez como padre de un espectáculo que en el 2001 protagonizó solo.
Durante 7 años de los '90 lo hizo acompañado por distintos colegas de la escena vernácula. Hoy ha vuelto recuperando aquella jugaría contemporánea a través de un dúctil discípulo: Juan Ignacio Jafella.

Entre ambos depuran la ultima versión de “Modelos de madre para recortar y armar” escrita por Saccoccia en el '82, aquella que destaca las dotes pantomímicas del actor. (y en esto, Jafella tiene un puntazo a favor.)

El jovencísimo interprete logra transportarnos a distintas escenografías sobre un dispositivo escénico totalmente desprovisto de elementos. Pero lo que es mas importante, entra y sale con naturalidad, frescura, espontaneidad de los personajes que presenta. Así ,cada madre es distinta y todas superan airosas el riesgo a contagiarse de la que llega en el número siguiente.

La suegra entrometida, Carlitos con su urgente necesidad de llevar pantalones largos o la madre competitiva, son solo algunas de las buenas postales q nos regala el interprete.

Para destacar, la obra no es sensiblera. y aunque es previsible, la emotividad llega solo en el momento en que se la invita a entrar./S.L.



¿Por qué apostamos al humor en el teatro?

Hugo Sacoccia: “Soy un convencido de que el HUMOR en el teatro es un elemento de enorme potencia y uno de los más eficaces. La situación dramática, el perfil psicológico de los personajes, la contienda de pulsiones humanas, la poética tanto en el texto como en las acciones, la metáfora y, en definitiva todo componente de una obra teatral, se dimensiona, adquiere mayor contundencia y síntesis y proyecta una fuerte empatía con el público si está presente el Humor. Género difícil por excelencia, su dominio requiere maestría y una profunda comprensión del alma y del timming escénico. Quizás es por eso que no se profundiza en su ejercicio - y ese espacio abandonado injustamente por nuestros creadores fue ocupado por el producto facilista.- Desde esta concepción he trabajado, diferente a escribir con la intención de hacerle “cosquillas” al público”.

Mauricio Kartun: “...Me apasiona lo cómico, y siempre me lo he tomado –como corresponde- con seriedad. No recuerdo un solo espectáculo teatral realmente trascendente donde lo cómico no haya estado de alguna manera presente. Y sin embargo la palabra cómico sigue siendo peyorativa.

(Tomado del Prologo del Primer libro Teatro de Humor,
editado por la Biblioteca Teatral Hueney)